Buscar

Search

Newsletters

Añade tu email a la newsletter

Publicidad

    CURRENT MOON

     

Estructura Fisiológica del Hombre y la Mujer en el Tao

 

 

El primer concepto que hay que entender, según el Tao, es que hombres y mujeres somos distintos fisiológica y energéticamente. Si pretendemos convertir el acto sexual en una experiencia mística debemos hacer circular la energía sexual por nuestro corazón.

 

 

Los hombres (Yang), absorbemos energía de la Tierra (Yin) a través de nuestros genitales, ése es el motivo por el que los hombres nos excitamos fácilmente y tenemos erecciones con un mínimo estímulo, pero para extender el orgasmo por todo el cuerpo debemos elevar esa energía haciéndola pasar por el corazón y nuestra mente.

 

 

En el caso de las mujeres (Yin) el recorrido energético es al revés, ellas canalizan la energía del Universo (Yang) a través de su coronilla, han de bajarla hacia su sexo, pero para ello, la energía ha de atravesar su mente y bajar por su corazón. Si una mujer no consigue abrir su mente a la experiencia y ofrecer su corazón a su pareja durante el acto, no podrá llegar al éxtasis sexual.

 

 

 

 

El fin de las prácticas del kung fu sexual es extender los orgasmos al corazón, al resto de los órganos y sanarnos con esta energía, para ello es necesario asistir a los talleres de cualquiera de nuestros instructores, donde se prodrán vivenciar todos estos conceptos.

 

 

Los ejercicios de meditación y el Chi Kung te ayudarán a abrir los canales energéticos y a desarrollar una sensibilidad especial en tus manos, que con el tiempo te permitirá acariciar el aura de tu pareja, tocarla sin contacto físico. 

 

 

 

 

Sin Comentarios

Escribe tu Comentario